Sopas frías, ensaladas y zumos naturales los grandes aliados de tu piel en verano

bronceado

La alimentación juega un papel fundamental en el cuidado de tu piel y concretamente influye a la hora de conseguir un bonito y rápido bronceado.

La simple elección de un buen desayuno es el primer paso para lograr lucir una piel morena en verano. Un vaso de leche o un yogurt te aportará Zinc que ayuda a la cicatrización y las quemaduras. Si lo acompañas de un zumo de naranja y zanahoria tendrás además un extra de Vitamina C y betacarotenos.
¿Qué son realmente los betacarotenos? ¿Qué papel juegan en mi alimentación? ¿Dónde están? ¿Mi bronceado sólo depende de ellos?

Los betacarotenos cumplen una función de proteger la piel ante la exposición solar y tienen un enorme efecto antioxidante que previene el envejecimiento prematuro. Pero además, estimula la producción de melanina que es la responsable de que tu piel adquiere un color dorado en verano.

Están muy presentes en las frutas y verduras de color rojo, naranja, amarillo y, en menor medida, verde intenso. Para mantener tu piel morena te recomendamos que comas diariamente 100gr de un producto alto en betacaroteno, por ejemplo la zanahoria, bien en ensalada, zumo o cruda.

Pero para un bronceado saludable y duradero entran en juego otros nutrientes. Como es el caso de la vitamina A, C, B y E. La vitamina C, presente en cítricos, ayuda a la formación de colágeno, necesario para una piel sana, joven y sin arrugas. No apartes las legumbres y los lácteos ya que mantendrán tu piel activa gracias a su riqueza en vitamina B. El aceite de oliva o el aguacate además de darnos ricas ensaladas nos aportan vitamina E que protege nuestras células del sol.

La alimentación es un factor importante pero no excluye en ningún caso del uso de protectores solares. El uso combinado de una buena alimentación, protectores solares adecuados y la hidratación nos ayudarán a alcanzar nuestro bronceado.

Hablando de hidratación... este es otro factor vital para prolongar el bronceado, que la piel luzca sana, no se escame y evitar manchas. Es imprescindible tomar entre 2 y 3 litros de líquido diario en verano. Importante beber mucha agua pero también zumos, tés fríos, refrescos, etc.

Una buena hidratación dará mayor elasticidad a tu piel. También lo lograrás incluyendo en tu dieta legumbres, cebolla, huevo, espárragos, es decir, productos con alto contenido en azufre. Los alimentos ricos en omega 3 evitarán la deshidratación de tu piel. Enriquece tus ensaladas con frutos secos como las nueces o pescado azul y conseguirás un bronceado más rápido.

¡No te prives de una cerveza fresquita en la comida! Puede ayudarte en tu misión de ponerte morena este verano. Y esque la cerveza o el marisco tienen un índice alto de Selenio que genera una defensa natural en la piel.

Al final una dieta sana, equilibrada, rica en frutas y verduras te ayudará a mantener la línea y una piel envidable.

En resumen:

1.- Este verano no olvides incluir en tu cesta de la compra zanahorias, tomates, remolachas, calabaza, espinaca, brócoli, espinacas, perejil, pimientos, aguacate, melocotón, mango, sandía, melón, naranja o kiwi. Te darán las vitaminas y los betacarotenos que tu piel necesita.
2.- Hidrátate. Bebe agua, zumos, té frío
3.- No olvides los lácteos, las legumbres y el pescado azul.

Aliados gastronómicos:
- Las sopas frías. El gazpacho es ideal por su base de tomate que nos aportará un índice alto de betacarotenos y vitamina C. Prueba variantes de gazpacho incluyendo sandía, remolacha. Inspírate en nuestro apartado de recetas.
- Los zumos de frutas o vegetales. Por ejemplo un zumo de naranja y zanahoria.
- Las ensaladas. Te proponemos una de espinacas, aguacate, huevo duro, zanahoria y caballa en conserva.

 

0
02 Julio 2014, 11:15
Print