Sedentarismo

habitos.jpg

 

En 

En ocasiones nos preguntamos porqué hay personas que comienzan con hábitos poco saludables como el tabaquismo a pesar de que sabemos que esto puede causar graves daños al organismo. 

La reciente publicación de un artículo en la prestigiosa revista The Lancet indica que es aconsejable que nos preguntemos también porqué no realizamos ningún tipo de actividad física. Porque aunque pueda parecer exagerado, son cada vez  más los profesionales del sector sanitario que dan mucha importancia a la práctica de ejercicio de forma habitual.

Hoy en día somos menos los que nos planteamos el hecho de comenzar a fumar, sobre todo porque conocemos los efectos nocivos que conlleva el tabaquismo, y son muchos los fumadores que se esfuerzan para dejar de lado este hábito tan poco saludable. 


Se calcula que el 80% de la población española no hace el ejercicio que los médicos recomiendan. Por lo tanto, si no te planteas comenzar a fumar o estas pensando en dejarlo, has de saber que es importante también que tengas en cuenta el efecto nocivo que conlleva tener hábitos de vida sedentarios. 


Algunos expertos coinciden en que la escasa actividad física  es más preocupante actualmente que otras epidemias del siglo XXI como la obesidad, causada en la mayoría de ocasiones por la ingesta excesiva de grasas y la ausencia de vitaminas y minerales presentes en frutas y verduras. 


Los  beneficios  que  genera  el  ejercicio  sobre nuestro organismo son muchos y este es un hecho constatado, ya que ayuda a prevenir  enfermedades  cardiacas, cáncer de mama y de colon, demencia, depresiones...

Practicar deporte no sólo aumenta nuestra esperanza de vida sino que  nos permite vivirla de una manera más saludable e independiente. Pero, ¿Cuál es la verdadera ventaja de hacer ejercicio de forma continuada?  Sabemos que la inflamación puede jugar un papel importante en la etiología de diversas enfermedades cardiovasculares y el ejercicio físico es un antiinflamatorio natural que envía compuestos químicos a los músculos favoreciendo así la desaparición de la inflamación.

 

 Además, cada vez que realizamos cualquier tipo de actividad física como andar, correr o nadar, los  niveles  de  colesterol  y  triglicéridos  en  sangre  se regulan, mientras que llevando una vida sedentaria, estos niveles aumentan hasta llegar a ser peligrosos para la salud.

 

 Quizá, si eres una persona poco activa te pueda resultar difícil empezar con un intenso plan de ejercicio a largo plazo o no te ves capacitado para ello. La clave para lograr aumentar nuestro rendimiento es la progresión y la constancia. Te aconsejamos comenzar con paseos de 10­ o 15 minutos en un descanso del trabajo, andar  por  la oficina o aparcar más lejos de lo habitual para andar un poquito más hasta tu trabajo, todo esto constituye una base para conseguir tu propósito poco a poco.

 

También puedes comenzar andando de forma moderada durante 30 minutos, al menos 5 días a la semana e ir aumentando progresivamente el tiempo y la intensidad. Todo esto combinado con  una  alimentación sana basada en  el consumo de frutas  y verduras  ecológicas, nos garantiza una mejor calidad de vida para disfrutar con nuestros seres queridos.

 

 

 

 

0
04 Marzo 2015, 15:50
Print